Feeds:
Posts
Comments

Archive for August, 2009

Es en lo más ordinario y hecho de cemento donde lo maravilloso incurre.  Es ahí, en el hotel,  en esa entidad respirante, hormiguero internacional y abeja reina que digiere la comida ruidosamente y se queja con la música de máquinas donde se pueden entender cosas que nunca antes. Porque ser de concreto y ser al mismo tiempo matriz  contenedora de extraños no debe ser fácil.

El hotel: Construcción monstruosa donde todos los hombres son hijos adoptivos, foster children, por un  periodo de tiempo.

Sabemos de alguien que trabaja en el  hotel y que cada día, en su hora de comida, se sienta a fumar en uno de los sótanos y lo escucha.  Dice que el hotel murmulla . Que tiene tantas historias que contar y tan primitivo lenguaje que lo que hace es crujir y bramar por las paredes y los pasillos.  Que sus humores y  cambios de ánimo no tienen más que vociferar dolor  maquinario, esperando que alguien los atienda.  Y es que no  debe ser fácil ser un hotel que respira. Hay fantasmas que también son de cemento, y que se manifiestan sólo en los sótanos y por el oido. Organismos que, como todo, tienen la necesidad de contar su historia mientras la historia pasa.

.

.

.
.
L.

Read Full Post »

I miss you so much… My heart undone, staring the same at a gutter for nourishment than at a glass of juice.

.

Lilly

Lilly

.

:)

L.

Read Full Post »

Hasta allá arriba, junto con el placer del texto y el placer de la lectura, está un placer un poco menos difundido, pero no por eso menos disfrutable: el placer del apunte.

.

.

.

L.

Read Full Post »

Hoy en la mañana, apenas pasadas las once, murió en mis manos Pierre Auguste Renoir.

Había estado guardando las últimas páginas de su biografía –la hermosísima biografía que le hizo su hijo, el cineasta, Jean Renoir– durante exactamente mes y medio, por la pura y franca tristeza que me daba el hecho de acabar el libro. Puesto más precisamente, de que el libro se me acabara a mí.

Esa sensación de profunda nostalgia por el libro que se escapa como agua de las manos debe ser reconocida en todo su valor. No exagero cuando digo que la he tenido contadas veces desde la adolescencia (época feliz en que la tenía todo el tiempo). La ambición de los libros que se suceden y se agolpan unos a otros, en un vertiginoso movimiento por abarcar más y más títulos, aplasta y sofoca, la mayoría de las veces, ese goce tan simple y desinteresado que te hace dosificar un libro como se dosifica un chocolate de altísima calidad: dándole apenas una mordida y regresándolo a su lugar en el librero.

Dicho lo anterior, les recomiendo, de todo corazón, el libro:

.

.

suya,

L.

Read Full Post »

A riverbed

I find the act of picking up a book and reading can provide a riverbed for wondering, rambling, pestering thoughts.

In the beginning, the voices in my mind are dissonant:

.

bzz, bzz; eeeh, eeeh, eeeh, eeeh; whirrrr; tic, tic, tic; dee do dee do dee do…

.

and then, as my eyes take in the page, the voices start moving in harmony, flowing in the same direction, interacting with each other, in tune.

.

.

L.

Read Full Post »

Hoy Liqüirita, en su más pura tradición de anacronismo crónico, hace un salto acrobático en el tiempo hacia el 9 de febrero…

.

.

L.

Read Full Post »

Cansancio y ánimo alicaído.

Como el árbol de mi ventana.

.

.

L.

Read Full Post »

Older Posts »