Feeds:
Posts
Comments

Archive for February, 2009

La acedia es la melancolía de la Edad Media; la melancolía de los griegos transplantada a la cosmovisión cristiana y convertida en una terrible enfermedad del alma. Tal era su importancia –y tal el temor que se le tenía– que durante varios siglos la acedia fue uno de los –ocho– pecados capitales, antes de que acedia y pereza se confundieran y los pecados capitales se volvieran siete.

Originalmente una palabra griega que se refería a la negligencia, a la indiferencia y en particular al abandono de los muertos sin sepultura, la acedia nació en contexto cristiano a la par que el anacoretismo, con la incursión de San Antonio en el desierto de Egipto. Según la leyenda, San Antonio no podía controlar sus pensamientos, que lo distraían y lo atormentaban, hasta que Dios le mandó la visión de un ángel que trenzaba cuerdas y Antonio decidió imitarlo para que el sostenido trabajo manual impidiera que su mente vagara en direcciones indeseables. Esa actividad acelerada y difícil de controlar de los pensamientos, que aquejaba a los anacoretas que habían decidido alejarse de sus pueblos para vivir una vida ascética en el desierto, era el germen de la acedia. De ahí en adelante, se iba a extender como la peste…

Pronto, a la idea de ‘pensamientos incontrolables’ se había añadido una falta de atención y finalmente un desinterés por la vida espiritual y la contemplación de Dios. El monje acedioso se distraía constantemente de sus deberes y, más grave aún, éstos perdían sentido para él.

El siguiente texto describe el proceso mental de un monje acedioso, imposibilitado para llevar a cabo sus labores…

Evagrio Póntico, De octo spiritibus malitiae

(Any similarity with 21st century procrastinators is, of course, purely coincidental)

L.

Read Full Post »

Amy Bernier

Amy Bernier

L. will be forever grateful to Amy for finding one of the first ever documented liquorice trees in real life.

Read Full Post »

 

 

L.

Read Full Post »

circumambulating

circumambulating

circles2 El desafío al tiempo  se vuelve cada vez más necesario en este reino. Las artífices han descubierto, a raíz de  este impulso (causado por el sofoco), que dar vueltas a la calle de Amsterdam es un placer absoluto; que el tiempo moderno necesita su contrapeso en lo absurdo… Y qué más absurdo que dar vueltas a una calle –redonda–  mientras el resto de la gente se mueve con urgencia hacia algún destino “real”. Qué más anacrónico que perder el tiempo a propósito, y así recuperarlo.

Es delicioso caminar derecho… y regresar al mismo punto de partida una y otra vez sin darse cuenta.  El tiempo perdido se recupera en conversaciones circumperipatéticas.

Hay que volver a articular las ciudades y los ritmos dando vueltas por la calle; esto tranquiliza un poco el vértigo que infunde el tiempo en las personas… Sentirse antiguo en la modernidad tiene lo suyo.

Read Full Post »

Recurrencias 1

Face to face with the physiological paralysis of love

 

 

Read Full Post »

liqtree21

Maite Represas

Oscar Villanueva

Oscar Villanueva

liqtree11

Bilbo

Read Full Post »

Árboles de regaliz

El gobierno del reino tiene el placer de anunciar la llegada de los primeros árboles de regaliz.

enjoy.

 

L.

Emmanuel Caballero

Emmanuel Caballero

Emmanuel Caballero

Emmanuel Caballero

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »